En su 47º edición, la Asociación de Diseñadores Gráficos y Directors de Arte del FAD, ADG-FAD, ha entregado el Laus de Honor a Enric Aguilera, un diseñador con más de 30 años de experiencia, un maestro y un pionero en muchos campo, pero sobre todo un grande del packaging.

Tras trabajar en varios estudios de diseño gráfico, donde aprendió el oficio, y recalar en algunas agencias de publicidad, en 1986 abrió su propio estudio. Compartir dos mundos distintos, como el diseño gráfico y la publicidad, fue la clave de su éxito. Como él mismo explica en la entrevista publicada en el Laus magabook de este año “Pasar de la publicidad al diseño gráfico no era lo más normal. En publicidad había aprendido a trabajar en equipo y obtener resultados inmediatos. Pensé que sería muy bueno aplicar todo esto al diseño, un campo más solitario y reposado. Esa mezcla me fue muy útil.”

Gran parte de su trayectoria profesional se ha desarrolado en el mundo del packaging, que –según sus propias palabras– “es casi un resumen de todo, una manera de sintetizar los conocimientos de varias disciplinas: el diseño gráfico como base y escuela para tener el máximo de oficio y pulcritud, y la dirección de arte como la gran herramienta para poder comunicar un concepto de una manera creativa y con estilo“.

El trabajo duro y el esfuerzo le han valido un reconocimento especial, que junto con el mimo hacia los detalles, y su respeto hacia la profesión, lo situan como uno de los referentes imprescindibles en el terreno del diseño.

Su compromiso con la formación lo convierte en un profesor excepcional, con el que tenemos el honor de contar en nuestro máster, un maestro de los que se quedan en la memoria de sus estudiantes…